Este es un repost de un artículo que escribí para Elven Magic. Lo dejo aquí por aquello de tener todo esto bien juntito y arreglado.

Antes de comenzar, voy a presentar los antecedentes a esta situación: este año, para el NaNoWriMo, decidí que ocuparía el mes de noviembre en escribir un fanfic que llevaba rondándome la cabeza desde hacía un par de años. Cuando comencé a establecer todas las líneas argumentales y comencé a documentarme, me di cuenta de que algunas cosas las leía de sitios como si fueran enciclopedias, pero no sabía, o no recordaba, los sucesos según el “canon”. Dentro de lo que se pueda considerar canon en Macross, porque a estas alturas de la feria empiezo a sospechar que ni Kawamori sabe cuál es el canon, y la hoxtia si eso es duro. En cualquiera de los casos, decidí que lo mejor era repasar/ver las series y establecer las cosas que iba a necesitar para el susodicho fanfic. Lo que me llevó a ver una serie que jamás pensé que vería: Macross 7.

title_7-op1

He de admitir que al empezar a verla, tenía un poquito de prejuicio con respecto al protagonista, adquirido durante mis partidas a Macross Ace Frontier. Pero yo soy una persona que es capaz de cambiar de opinión, si ve el trabajo de origen y comprende que está equivocada. El problema aquí es que no, no estaba equivocada, y pronto me encontré deseando acabar de ver la puta serie de una vez, pero tragándome capítulos completos en la vana esperanza de que en ese soltaran algo de información interesante. Así que aquí me tenéis, sacando el cuchillo dispuesta a despiezar esta… cosa que damos en llamar serie de anime. Iros preparando, porque el espectáculo va a ser bonito. O no.Para aquellos que no estéis enterados de qué es Macross en general, podría deciros que es, junto con Gundam, una de las sagas clásicas más longevas de mechas, una “space opera” en la que los humanos comparten su existencia con los Zentradi, unos seres creados por unos antiguos precursores llamados la Protocultura. Macross 7 cuenta las peripecias de la flota de colonización que le da el nombre a la serie, de los encontronazos con unas criaturas llamadas “protodeviln” que se dedican a chuparle la energía vital al personal y dejarlos en coma, y de cómo la única salvación de la galaxia resulta ser Basara Nekki, vocalista de la banda de rock Fire Bomber. ¿El método de salvación? Cantar, por supuesto. Que estamos en Macross. Podría deciros más detalles, pero no hay muchos que soltar y tampoco quiero hacer demasiados spoilers, así que si queréis algo más detallado, podéis consultarlo en lugares como Macross Compendium.

Porque no puedo recomendar ver esta serie. Por si no había quedado claro ya.

macross-7Macross 7 es una idea que podría haber sido cubierta perfectamente en 25 capítulos, pero que se extendió hasta los 49 a base de darle inyecciones de botox en la forma de capítulos de relleno, escenas estúpidas sin sentido y situaciones tan surrealistas que hasta Dalí diría que se han fumado algo. El argumento es lento, pesado, y en momentos inane. Hay líneas secundarias de argumento que no llegan ni a desarrollarse, con personajes que aparecen en tres o cuatro ocasiones para luego desaparecer y no volver a asomar su cabeza durante al menos diez capítulos. Escenas que deberían ser dramáticas no tienen ni el más mínimo interés, y la mayoría de los personajes son tan planos que eres incapaz de siquiera preocuparte por ellos y cogerles el cariño necesario. Necesitas de vientipico capítulos para ponerle un nombre a los enemigos a pesar de que uno de los personajes secundarios sabe perfectamente a lo que se están enfrentando, pero es incapaz de girarse al capitán de la flota, un tío al que conoce desde hace años y que sabe que confía en él, para decirle qué es lo que sospecha que es el enemigo. Tardas diez capítulos más en encontrar siquiera señal de su origen, y para el final todo lo que sabes de cómo fueron sellados por primera vez y cómo es que han vuelto se comenta de pasada a toda velocidad. En cuanto a la resolución, en lugar de, no sé, dejártela caer poco a poco, te la tiran a la cara en los últimos minutos del último capítulo. Así, en crudo. ¡Señores, el foreshadowing está para algo!

Por si acaso el tema de las líneas argumentales salidas de ninguna parte y con resultados que se quedan flotando en el aire, o de los secundarios que aparecen o desaparecen, fueran insuficientes, los finales absurdos y el número ingente de Deus ex Machina que hay es para golpearse la cabeza contra la mesa de forma repetitiva y rítmica. El poder que todo lo salva hace cosas de forma repentina, sin explicación ni sentido, según la necesidad del capítulo, y dicha solución no vuelve a asomar su fea cabeza. Llega hasta el punto de dar verdadero asquito.

La cosa podría salvarse si los personajes fueran buenos. Macross siempre ha tenido a honra poner un gran peso en las relaciones interpersonales, a fin de cuentas. Por desgracia, Macross 7 no puede siquiera vanagloriarse de ello. Empezamos con que el protagonista, Basara, es imbécil. No, no es mi prejuicio haciendo acto de aparición, Basara es insoportable desde el minuto 1 en el que sale. Es un ególatra al que solo le importa lo que él diga, con el que no se puede negociar, y que solo puedes rezar por que haga las cosas de forma que no acaben asesinando a gente por su culpa. Es un cantante (ni siquiera es el jefe de su puta banda) al que no le importa una mierda llegar tarde a su propio concierto, que no le importa dejar tirados a sus compañeros delante del público, y que sale a meterse en medio de combates entre el ejército y sus atacantes para ponerse a cantar, poniendo en riesgo no solo su vida sino la de las personas que se ven obligadas a protegerle. La única razón por la que su carrera no se va a la mierda es porque la gente a su alrededor se las arregla para adaptarse a sus putos caprichitos de estrella de rock, y porque esa misma gente sabe hacer bien su trabajo, incluida la lerda de la protagonista femenina, que también se las trae.

mylene-flare-jenius-full-406858Porque Mylene tampoco tiene muchos más rasgos que la salven de la quema, salvo el hecho de que es el pavo adolescente mejor descrito que he visto en mucho tiempo. La niña de catorce años también es marimandona, cabezona, repelente y siempre queriendo salirse con la suya, con la diferencia de que en la mayoría de los casos su cabezonería entra en contra de la cabezonería de Basara y claro, como él es el prota guay, es el que sale siempre ganando. Podría decir que Mylene ha heredado lo peor de su madre, y poco de lo bueno de sus dos progenitores, y no me equivocaría. Lo que me alucina con su carácter es que no hubiera mandado a la mierda al grupo a las primeras de cambio. Aunque supongo que si hubiera hecho eso, que sería lo más realista, no tendrían serie. Lo único que salva la terna es Gamlin, el piloto que siempre tiene que haber en un trío de protagonistas de Macross: un militar de libro, alumno de Milia Falina Jenius, que fuera de su uniforme y de lo que sabe hacer es un hombre tímido y bondadoso, pero al que le saca de quicio que alguien se meta en medio de los combates a hacer el moñas cuando hay vidas en riesgo. Tras dos capítulos de verle fuera de servicio, os puedo asegurar que os aferraréis a su personalidad como si fuera un salvavidas. Casi que lo peor que tiene, aparte de su gusto con un deje un tanto zentradi con respecto a las mujeres, es su diseño. En serio, ¿quién pensó que ese peinado era bueno? Ni gusto ochentero ni mierdas, cuando el tío está mejor con casco que sin él es que has metido la pata hasta el cuezo.

El guión no solo hace aguas en cuestión de la personalidad de la inmensa mayoría de los personajes. La mitad de las veces te estás preguntando por qué la respuesta del protagonista es cantar en lugar de, no sé, ¿intentar comunicarse hablando como un ser humano normal y corriente? Y lo peor del tema es que ni siquiera es el único. Siempre me saca de quicio toda la tendencia de los personajes de manga de no decir las cosas de manera directa y crear situaciones de falta de comunicación que podrían haberse ahorrado (y haber ahorrado al público, sinceramente), pero estos lo llevan a nuevos niveles por completo. Y si ya hablamos de las supuestas “evoluciones” de los personajes, o del “triángulo amoroso” que tiene de triángulo lo que yo de indonesia, pues entonces acabáramos. En serio, la química que hay entre Basara y Mylene es nula. Cero. Te la intentan hacer tragar como que es real, cuando el triángulo donde se nota la tensión es otro completamente distinto.

Pero Yuko, diréis, algo bueno tendrá más; ¿qué tal la animación? Y entonces entraré en rabia berserker. Porque la saga que tiene fama por sus combates entre cazas, la saga que nos ha dado la persecución y combate entre el YF-19 de Isamu Dyson y el YF-21 de Guld Bowman, la saga que nos ha dado a Shin Kudo y sus tácticas de martín pescador, nos da ahora una tanda de combates a base de animaciones repetidas hasta la saciedad, una detrás de otra, sin variación alguna, y podemos darnos con un canto en los dientes o probablemente nos habríamos encontrado con animaciones para echarse a llorar. Rara vez vais a ver peleas de cazas, porque esa forma solo se usa para alcanzar el lugar de combate y entonces todos se transforman en robots. Rara vez vais a ver a a alguien usando el modo híbrido. Lo demás, depende del día, todos sabemos cómo funciona la animación en Japón, y que el problema no es precisamente de hoy.

basara-eyecatch¿La música? Estaría bien si Yoko Kanno no hubiera reciclado pistas de Macross Plus. Que bueno, supongo que tendría sentido que sonaran canciones de Sharon Apple, de no ser porque esto es POSTERIOR a Macross Plus y a estas alturas de la feria probablemente Sharon Apple tendría una fama espantosa. Pero, ¿la continuidad qué más da? [/sarcasm] Y mejor no me hagáis hablar del medley que meten en uno de los capítulos. En serio, mezclar una canción de rock fuerte con una balada NO. ES. BUENA. IDEA. Leches. A mi amada Kajiura no la pillan en una así, por Eilistraee.

En definitivas cuentas, podrían haberse ahorrado esta serie. Su argumento está inflado artificialmente mientras que varios temas que podrían haber sido tratados más extensamente se quedaban en puras menciones. Sus personajes son insoportables o planos, sus líneas argumentales manidas y faltas de fuelle, siendo algunas de ellas completamente prescindibles. Si yo fuera la guionista de semejante despropósito, me retiraría durante años a meditar sobre mi obra y a intentar practicar hasta mejorarla, o al menos tragarme un par de talleres de escritura sobre el correcto uso de la fórmula de “inicio, nudo y desenlace” básica.

Sí, es probable que haya por ahí gente que diga que les gustó, y están en su perfecto derecho. Yo le tengo aprecio a series de los 90 que han envejecido fatal, todos tenemos nuestros placeres culpables. Pero para mí, Macross 7 no es uno de ellos. Macross 7 fue algo que vi por obligación. Y gracias al cielo, no tendré que ver nunca jamás. Espero. Por el bien de mi salud mental.