Como ya comenté en mi artículo anterior, estoy trabajando en un fanfic que empecé a escribir en Noviembre basándome en el universo de Macross, lo que me ha llevado a verme todas las series de esta saga hasta la última. Aunque tal vez debería haber hecho un artículo sobre Macross Frontier, que es una de las mejores y más queridas, el hecho de haber tenido que pasar inmediatamente a la siguiente por el hecho de que me estaba pillando el toro me ha impedido centrarme en escribir un artículo que pudiera considerarse decente. Al parecer, me resulta mucho más fácil escribir sobre algo cuando estoy enfadada con ese algo, y en esta ocasión lo que se ha lucido ha sido la última entrega de la saga, salida fresca este año en la temporada de Abril: Macross Delta.

w8uwm0w

Cuando Macross Delta fue anunciado, se dijo que iba a ser una temática diferente, nunca vista en Macross, tanto en el aspecto del argumento como en el de cómo se jugaba con los fundamentos de la serie. En el momento del anuncio, eso me llevó a pensar en posibles cambios interesantes. A fin de cuentas, aunque Macross tiene una serie de elementos que son típicos, no es la primera vez que juega con ellos y les mete un giro de tuerca. La verdad es que durante los primeros instantes tenía mis esperanzas puestas en que Delta estuviera a la altura de Frontier, de donde provienen muchos de mis personajes favoritos de toda la saga. La serie se encargó de, una a una, eliminar todas mis esperanzas y golpear en todos los puntos que pudieran hacer que me cabreara de forma sistemática.

ryw9dof

Los tres protas: Freyja, Hayate y Mirage

Corre el año 2067, y una nueva epidemia está recorriendo la galaxia: el Síndrome Var, que ataca repentinamente y hace que la gente pierda la cabeza y se vuelva violenta, atacando a los que están a su alrededor. No hay cura para este síndrome una vez se contrae, pero hay una forma de paliar los efectos del mismo: mediante las canciones del grupo de música Walküre. Nuestra historia comienza con Freyja, una chica que se ha escapado de su planeta para acudir a una audición que se va a celebrar para elegir a un nuevo miembro del grupo. El problema es que por supuesto no ha pagado el pasaje, así que tiene que huir, y en dicha huida acaba siendo descubierta por Hayate Immelmann, un chaval que lleva varios años dando tumbos por distintos planetas buscando un trabajo y, en general, haciendo más bien poco. Hayate ayuda a huir a Freyja, en el proceso llamando la atención de la tercera persona en el triángulo: Mirage Jenius, que con ese apellido ya os podréis imaginar de quien es nieta si habéis visto las anteriores series. Todas estas preciosas reuniones se van al garete cuando tiene lugar un brote de Síndrome Var, y un grupo de zentradi armados la lían, resultando en un combate en el que interviene Walküre. Pero mientras las idol están cantando, hace acto de aparición un escuadrón de cazas extraños que se lanzan al ataque, obligando al escuadrón Delta, los protectores de Walküre, a intervenir. A mitad de pelea, Freyja decide ayudar cantando, y es entonces cuando se descubre que Freyja no es humana, sino de una raza nueva, los windermereanos.

 

Y con el resumen del primer capítulo ya comenzamos con lo que va a ser la colección de momentos “qué cojones me estás contando” que tiene toda la serie. Para empezar, hasta el momento solo habían salido tres razas alienígenas en todo Macross: los Zentradi, que han estado ahí desde el principio, los Protodeviln, que a pesar de formar parte de la serie más gilipollas de la saga hasta el momento tenían un cierto sentido para aparecer, y los Vajra, que llevaban tiempo descubiertos pero que se habían convertido en una especie de secreto de estado después de cargarse una flota de investigación entera. En Delta te meten no una, sino tres razas más: los windermereanos, los ragnianos que son una especie de hombres pez anfibios, y los voldorianos, que son hombres gato. Más allá de la falta de originalidad en algunos aspectos (¿hombres gato? ¿en serio?), está el tema de que supuestamente todas estas razas fueron encontradas en el año 2027, antes incluso de que tuviera lugar Macross Plus. Y salvo los windermereanos, que se rebelaron y consiguieron su independencia en el 2060, todos ellos forman parte de lo que es el gobierno de las Nuevas Naciones Unidas, que es el órgano que gobierna todos los planetas donde recala la humanidad. Aquí es el primer hachazo a la continuidad, porque aunque es cierto que no se ha especificado, también es cierto que no se ha hablado abiertamente de que hubiera otras razas. Más bien al contrario, siempre se ha estado hablando de humanos y zentradi y poco más, haciendo menciones a las razas de turno que se hubieran encontrado por el camino según se las iban encontrando/iban asomando la cabecita para causar problemas.

Y no os creáis que este va a ser el primer hachazo a la continuidad que vais a ver en esta serie, no señor. Cosas que en Macross Frontier eran sorprendentes y nuevas, aquí aparecen formando parte de la historia de tal manera que deberían haber sido perfectamente conocidas mucho antes de que Frontier empezara. El Cuarzo de Pliegue, un objeto rarísimo que se establecía durante Macross Frontier que era algo que se encontraba exclusivamente en el cuerpo de los Vajra, ahora forma de la biología de los windermereanos porque sí, porque ellos lo valen. ¿Aquello que los villanos de Macross Frontier dicen que era el sueño de la Protocultura, aquello que nunca pudieron llegar a alcanzar? Aquí lo tenían ya desde siempre y se lo dejaron a los windermereanos, o eso dicen estos. Y como estas, otras tantas. No quiero ponerme hablar de las teorías de alguno de los personajes sobre lo de que las canciones son armas porque podemos aquí salir tres por cuatro calles.

 

 

etxixxiPor si fuera poco esta patada a lo antes establecido, el guión deja mucho que desear. Comienza con líneas argumentales que luego deja colgadas de repente, se saca de la manga otras que no vienen a cuento o de las que no ha avisado. Del padre del protagonista, que tiene al parecer una cierta importancia en lo de explicar que había pasado hace siete años, no se habla hasta ya pasada la mitad de las serie y al capítulo de haberle mencionado por primera vez ya te están soltando la bomba, sin haber dado ni un mínimo de información previa que hubiera permitido sospechar lo que iba a pasar. No a menos que te pases media vida en TVTropes. Cosas que se dijeron al principio de la serie pasan a ser ignoradas de inmediato después de dar un mínimo de información sin explicarte de donde salen, y varios temas se quedan colgando sin resolución y completamente olvidados. Temas que deberían haber sido tratados pronto en la serie, no son mencionados hasta que ya no les da tiempo y lo tienen que meter deprisa, corriendo y mal. Para colmo de desgracias, la meta del villano es exactamente la misma que la del de Macross Frontier, con el extra de que aquí se lo encuentra todo preparado y servido mientras que en Macross Frontier se notaba que el villano había estado trabajando durante años y años en su plan y que estaba a punto de conseguirlo porque se le había dado todo de puta madre y si se le iba a la mierda era porque los del SMS eran la leche en bote. Delta carece en todo momento de esa sensación de batalla épica que tiene Macross Frontier.

Y no es que sea por la animación, porque la calidad de la animación es muy similar y hay momentos que están muy bien realizados. Los combates de los cazas en CGI son del mismo equipo que los de Frontier, algo que queda bastante claro por el acabado, e igual que en Frontier te olvidas bastante rápido de que están hechos por ordenador. El problema de las batallas es que la mitad de las veces no hay ninguna inversión emocional hacia los personajes. Creo que la única batalla en la que tuve algo de emoción fue en el capítulo 10, porque era el enfrentamiento entre el que era mi personaje favorito y el antagonista que más me estaba gustando, y acabó como acabó. Si no tienes un mínimo de interés en los personajes que se están dando de tortas porque algunos de ellos te queman, otros son un adorno en el fondo de la pantalla prácticamente y los que te pueden gustar son dos de veinte, pues entonces tendréis que convenir conmigo que no ayuda en mucho a que tengas ganas de animar o darlo todo.

Porque como me ponga a hablar de la construcción de los personajes, podría echarme a llorar. Hayate es más un Basara que un Alto, y más un Hikaru que un Isamu, un tipo cargante que tiene que hacer las cosas a su modo y los demás se tienen que plegar a él. Freyja es una chavala de quince años, sí… en una raza en la que los quince años son el equivalente a treinta y pico en años humanos, y tiene la personalidad de una cría de doce. Mirage es la única de la terna que merece la pena: una mujer con carácter a la que le gusta lo que hace, pero que está perseguida por la sombra de sus abuelos, y que no recibe siquiera un mínimo de evolución hasta el final de la serie, de forma repentina después de que se hayan tirado veinticuatro capítulos diciéndole que tiene que hacer las cosas menos de libro y ella intentando seguir esos consejos. De entre los secundarios por el lado de los buenos, por un lado tenemos al resto del escuadrón Delta, Arad, Messer y Chuck, de los cuales solo Messer es el que tiene una cierta importancia desde el punto de vista argumental, ocupando el puesto de gente como Roy Focker u Ozma Lee, y aunque no diría que es tan carismático como estos, es el único que se salva de la quema de la absoluta inanidad. Entre las chicas de Walküre tenemos a Mikumo, Kaname, Makina y Reina, de las cuales la única que tiene una cierta importancia es Mikumo, y no empieza a tenerla de verdad hasta la segunda parte de la serie, haciendo que su trama salga de la nada sin dar una sola señal de su importancia más allá de ser la tía que mejor canta y por tanto aquella a la que debe igualarse Freyja. ¿El puente? ¿Esa parte tan importante en las series de Macross? El capitán (un zentradi que más bien parece un jagërmonster de Girl Genius) tiene algo más de importancia, si es que se le puede considerar a eso importancia, pero las chicas apenas salen después del tercer o cuarto capítulo, y de las tres una es copia de una de las chicas del puente de SDF Macross, y la otra es una copia de una de las chicas del puente de Macross Frontier. Y la tercera, la única que tiene un diseño diferente, es un tanto ahostiable. En cuanto a los antagonistas, del grupo de seis pilotos solo uno de ellos, Keith, tiene algo de importancia, mientras que los demás son poco más que comparsas, aunque afortunadamente con algo más de personalidad y profundidad que los protagonistas, que son tan cliché que te echarías a llorar.

Para acabar de completar la labor del guión deslabazado, un montón de personajes sin pena ni gloria que podrían haberse ahorrado, y los ataques a la continuidad que en algunos casos atacan directamente al corazoncito de los fans de más solera, podemos añadir una enorme cantidad de escenas que intentan disparar el moe de la serie y que lo único que consiguen es que te lleves las manos a la cabeza. Generalmente escenas que sobraban o que habrían estado mejor si se hubieran hecho de manera normal. A partir de esos puntos, la serie pase de ser “meh” a “quiero quemar esta cosa con un lanzallamas”. Si llegáis vivos a la altura del concierto especial que hacen, entenderéis lo que quiero decir. Y mejor no diré nada sobre la supuesta revelación de quién es Lady M, porque sale tan de la nada que lo único que hace es cabrearte aún más de lo que ya lo estabas.

ietgucm

Estos dos deberían haber sido los protas

Y hablando de conciertos y música, en esta ocasión Macross Delta no había tenido el trabajo de Yoko Kanno en la música, corriendo esta a cargo de Saeko Suzuki, TOMISHIRO y Mina Kubota. Voy a admitir que, en general, no le tengo especial aprecio a Kanno. Lo de fusilar bandas sonoras de otros y reciclar piezas musicales no es algo que yo considere buena disciplina a la hora de crear música para una serie. Pero, ¿sabéis ese dicho de “alguien vendrá que mejor te hará”? Pues en este caso es completamente cierto. La música es más bien sosa y sin personalidad, salvando tal vez la canción del primer opening, y estoy siendo generosa. No hay ninguna canción que tenga el nivel del Aimo de Frontier o el Voices de Plus, hasta en Macross 7 había un par de canciones de Basara que valían como música emotiva. No se puede fallar de esa manera en una serie donde la música tiene tanta importancia. Sí, lo voy a decir: puede que no esté de acuerdo con las cosas que hace Yoko Kanno, pero por Diox, que vuelva pronto. Si no van a poner a gente como Yuki Kajiura o Motoi Sakuraba, al menos que no nos torturen con gentecilla.

Lo que más me fastidia es que detrás de todo esto hay cosas que podrían haber estado bien, que si se hubieran utilizado de una manera inteligente habrían dado para una trama original con una meta original para el villano, y tratando temas interesantes. Si Makina y Reina hubieran sido chicas del puente en lugar de cantantes de un grupo, y no hubieran intentado alimentar tanto el moe con ellas, habrían sido una pareja de lesbianas super interesante, algo que rara vez se suele ver en este tipo de series y que habría sido de agradecer. Si se lo hubieran montado un poco mejor con la biología de los windermereanos, a parte de no dejar unos agujeros en el guión del tamaño de un Boeing 747, habrían podido hacer una exploración muchísimo más profunda sobre la Protocultura. Hay pequeños destellos de un argumento que, de haber sido llevado de manera correcta, habrían dado lugar a una gran serie a la altura de Plus, Zero y Frontier. Pero no se hizo. Las prisas, la dejadez y probablemente presiones exteriores convirtieron una buena idea en este desastre de serie.

Acabando, que ya son horas. Macross Delta entra con Macross 7 en el hall de las series Macross que puedes pasar sin ver. Es la demostración de que hasta las cosas con talento pueden irse a la porra si no se trabaja en ellas. Y ya veremos, si hay alguna serie nueva de Macross, qué es lo que se tiene en cuenta de ella y qué es lo que se ignora de la misma. Sinceramente, no puedo recomendarla, y espero que para la siguiente se preocupen un poquito más en ajustar todo esto a la continuidad en vez de merendársela con patatas, como se ha hecho aquí. Hasta entonces, es probable que esté escribiendo fanfics de Macross durante una temporada… para montarme mi propio canon mental y hacer como que esto no ha existido ni ha cruzado mis retinas.

Anuncios